Transliteración hebráica moderna de la documentación ibérica.


Se analizan documentos sobre bronce, plomo, piedra y cerámica, con un apartado de numismática.

La epigrafía ibérica es objeto de una grave manipulación historiográfica para ocultar su carácter hebreo.

El antisemitismo permanece como inquisición, instalado en todas las instituciones que se dedican al estudio del pueblo ibérico.

lunes, 28 de julio de 2008

Estela de Almoroquí




Primera nota:


.......... incluyó aquí una piedra, el pasado 25-04, correspondiente a la Estela de

Almoroquí, en Madroñera, Cáceres, que se identifica con el ibérico sudlusitano.

Mantiene gran parecido con el signario del Heroun de Almodóvar, que ya hemos

comentado, por lo cual llega la hora de ésta:

Leemos el texto de izquierda a derecha:

yod-têt-ayin-kaf-alef-bet-pe-mem-samek-yod-guímel

El texto dice /y.tokabpmsyg/, y la guímel sólo conserva el trazo superior, al coincidir

con la hendidura.

Su lectura por tanto sería /gysmpbako.ty/, y habría que suponer que tenemos todo

el texto, entero y entonces intentar su lectura.

Al final del texto tenemos /o.ty/ que podemos considerar como nominal, punzón, de

escribir, estilo, pluma cálamo, equivalente a/zprn ´smyr/ punta de diamante en

Jeremias 17,1.

Si fuese un verbal, /o.th/ cubrir, tapar, embozar, arropar, envolverse, revestirse;

/znyp/ ceñirse la corona; metafórico revestir, cubrir, según Schökel.

O bien su segundo sema, aferrar, agarrar.

Al iniciar la partición del sintagma vemos /gysm/ y podríamos entender /gysm +

p(h) + bak + o.ty/, veamos, porque /gysa/ és parte, lado, costado, en rabínico, pero

también tropa, tropel, banda, columna, y contiene el verbal alistarse, enrolarse.

Se debería leer /hgys/, sacudir, menear, revolver, de un verbal /gs/ ò /gss/, cortar,

partir, romper, quebrar.

Sólo nos queda un verbal /bwa/, una forma /hbyawk/ que podría fustificar nuestro

/bak/, a no ser que tengamos a /kaf/ en función de kema, de dmn, acompañando al

punzón /o.ty/.

El verbal /bwa/ genérico, de significado poco diferenciado, que corresponde a

muchos significados castellanos diferenciados según diversos criterios: entrar, meterse,

traspasar, llegar, acercarse, ir, venir, volver, presentarse, comparecer, incorporarse,

acudir, incurrir, atacar, suceder, cumplirse, futuro, venidero.

Veamos un ejemplo de Schökel /od-ph tbwa wla tsyp/, hasta aquí llegarás y no

pasarás, Job 38,11.

Con la forma /bakh/ hasta la entrada, frontera Génesis, 13,10.

Hasta aquí, tanto la transliteración del corto texto, pero quedan abiertos los

interrogantes, conocidos sus semas, a la lectura.

Segunda Nota:

Resultado de ello, hay tres signos que no aparecen en el calco "incompleto" mostrado aquí, y son según ésta, mi lectura, bet-qof-sámek.

La secuéncia está al otro lado de la grieta visible en el dibujo que se corta junto a la misma y de izquierda a derecha sería "sámek-qof-bet".

Como en total solo hay 13 signos, y no hay ninguna "sín", podemos suponer que sámek está ahí, por defecto, por "sín", ó que en esa zona concreta de cáceres no se diferenciaba "sin" de "sámek", lo cual suele ocurrir en algunos alefatos fenicios.

En todo caso no tenemos una trilítera hebrea "bqs" con sámek, pero sí con sín, "bq´s".

Si así fuese, estaríamos ante un verbal "bq´s", buscar, perseguir, procurar, indagar, inquirir, preguntar, pedir, suplicar, intentar, pretender. Siguiendo a Schökel, se puede predicar de un objeto o persona perdidos. Se puede aplicar a /ljm/, como en el Salmo 37,25, que traduce "mendigar el pan", pero aquí está en una /ljm/ de piedra.

Con esto quedaría ya completa la inscripción, exceptuando el signo en la grieta que leíamos guímel, al menos en su parcial análisis semántico.

.

2 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Soy Isil, de Cultura Clásica. Gran blog : ) Te agrego. Lehitraot.

Anónimo dijo...

Nadie, que yo sepa, niega el origen semita del alfabeto ibérico, bien al contrario, los estudiosos suponen que deriva de un antiguo alfabeto fenicio. Este alfabeto fenicio y la su lengua, es muy posible, estuvierean emparentadas con el hebreo antiguo.
La presencia de los fenicios en la Península Ibérica está bien documentada.
En cuanto a la lengua ibérica, sencillamente no se ha podido traducir, no se parece a ninguna conocida, aunque se pueda leer, al haberse descifrado su alfabeto.
No soy especialista en lenguas semíticas, lo que aquí digo se puede encontrar en numerosos artículos y publicaciones de todos tipo.

Ramona

Arxiu del blog